What's this?

Uso de Aivlosin como alternativa a la vacunación frente a Micoplasma Hyopneumoniae

 J.L. Lorenzo González. Revista Suis, nº91, (76-78). Segovia, España.

INTRODUCCIÓN
La Neumonía enzoótica (Mycoplasma hyopneumoniae) es una enfermedad muy difundida en todo el mundo y que puede presentarse a lo largo de todo el año con especial virulencia en los meses fríos. Es muy frecuente en su forma crónica en explotaciones de ciclo cerrado y causa un proceso agudo en aquellos cerdos que no han recibido ningún tratamiento inmunológico.
La epidemiología depende de la madre que transmite la enfermedad a los lechones y va diseminándose lentamente por las salas, manifestándose claramente en la fase de engorde. Es difícil mantener en un rebaño el estatus de libre de micoplasma. Además la presencia de micoplasma agrava la enfermedad en presencia de otros patógenos (PRRS y PCV2)
Los animales aparecen como infectivos durante dos meses y la excreción del micoplasma puede durar varios meses.
El micoplasma sobrevive durante un corto periodo de tiempo en condiciones ambientales moderadas y es fácilmente destruible con los desinfectantes convencionales.
Los signos clínicos más evidente es la presencia de tos crónica y persistente, no productiva y la presencia de animales desiguales en las salas de engorde, más evidente a medida que se acerca la edad de matadero.
Desde hace unos 23 años existen vacunas muy eficaces en el mercado que nos han permitido el control de una patología grave y económicamente muy costosa aunque hay empresas que prefieren realizar el control con medicaciones específicas en distintas fases de crecimiento.
No pretendemos en este artículo menospreciar la eficacia de las vacunas puesto que han sido la solución a un problema que afecta a una gran parte de la cabaña porcina y nos han permitido y ayudado a controlar el Complejo Respiratorio Porcina durante años, minimizando, gracias a la vacunación tanto con monodosis como con bidosis frente a micoplasma, las pérdidas económicas.

MATERIALES Y MÉTODOS
Se trata de una explotación de ciclo cerrado de la zona centro de España y con un censo de 800 madres. Desde hace muchos años los lechones se vienen vacunando al destete (4-5 semana de vida) frente a micoplasma, vacunándose también desde hace 3 años frente a Circovirus.
Las madres reciben tres dosis en sábana, al año, frente a PRRS con alternancia de vacunas vivas y muertas.
En los últimos dos años y por la situación económica que atravesamos, el dueño ha insistido en la posibilidad de dejar de vacunar frente a Micoplasma lo que habíamos intentado con anterioridad sufriendo un grado de enfermedad que nos obligó a un gasto de medicación de más del doble que nos gastábamos con la prevención vacunal.Ante la insistencia buscamos una alternativa preventiva en el pienso que fuera algo más económica que la vacunación y con garantías de éxito.La opción tomada fue el uso preventivo de Aivlosin® a la dosis de 42,5 ppm / Tm de pienso durante 10 días en el pienso prestarter (de 30 a 40 días de vida, junto a 140 ppm de Colistina y 2500 ppm de oxido de Zinc), repitiendo el tratamiento durante los primeros 7 días de consumo de pienso de precebo (de 65 a 72 días de vida y en este caso sólo, sin otros fármacos) y coincidiendo con la entrada al cebadero. El coste del tratamiento en pienso frente al coste de la vacunación supone más a menos la mitad en el pienso.

RESULTADOS
La eficacia de los resultados obtenidos la valoramos por las lesiones encontradas en visitas al matadero antes y después de la vacunación y el tratamiento en pienso y por los resultados productivos obtenidos con los dos protocolos de protección.Los resultados productivos obtenidos durante el año anterior, con lechones vacunados al destete fueron:


Se realizaron controles en el matadero de 1 partida vacunada y otra partida con el tratamiento de preventivo en el pienso y los resultados obtenidos fueron:


CONCLUSIONES
El tratamiento preventivo con Aivlosin® a 42,5 ppm en el pienso preestarter y en el de precebo consigue unos resultados sin diferencias significativas en los resultados productivos de los animales.
El coste del tratamiento preventivo vía pienso, respecto al coste de la vacunación es aproximadamente la mitad.
La elección de la vacunación o de la medicación en pienso debe ser valorada, si existen otras patologías que necesiten de otras medicaciones además del Aivlosin.