What's this?

Mejora de los resultados productivos alrededor del parto. Manejo y Uso de Carbetocina. (DECOMOTON®)

M.L. Rosas Valverde, J.L. Lorenzo González, y G. Pappaterra. AV. TECNOL.PORC.5 (1): 45-51. Segovia, España.


INTRODUCCIÓN

El entorno del parto es uno de los momentos claves de la producción y un momento en el que se pueden aplicar diferentes medidas de manejo para mejorar los resultados finales de la granja. La prolificidad será la consecuencia del trabajo realizado anteriormente en la cubrición y el posterior manejo durante la gestación, pero los nacidos muertos y la supervivencia de los lechones lactantes van ha depender en gran medida del trabajo realizado en el momento del parto y del periparto.

El crecimiento que tienen los fetos en los últimos días de la gestación, y su elevado peso, son parte importante en el desencadenamiento del proceso del parto. Debemos recordar que mediante la utilización de sustancias hormonales, nosotros podemos inducir e interferir en el complejo ciclo hormonal que desencadena, dirige y controla el parto.

Tal como se explica más adelante, el manejo que se realice en las horas previas al parto, así como durante y al término el mismo, es decisivo para conseguir nuestros objetivos. Con lo cual, debemos recordar que en pocas horas se puede estropear todo el trabajo que se ha realizado en los tres meses anteriores. Así, el mejor parto es el sincronizado y controlado porque, entre otras ventajas, se está presente en el momento en que se lleva acabo el parto del mayor porcentaje de cerdas de la banda y, se actuaría en cada momento, con las mejores estrategias de manejo.

Para la realización de la sincronización de los partos con prostaglandinas, se debe conocer la duración media de la gestación de granja. El uso de programas informáticos permite este cálculo de manera rápida y segura, pero, incluso en las explotaciones que utilizan programas informáticos que permiten el uso de fichas de producción individuales para cada madre, la administración de prostaglandina debe realizarse individualizada.

En los programas de sincronización de parto, la prostaglandina se utiliza como un agente luteolítico al producir la lisis del cuerpo lúteo, lo cual provoca la caída de los niveles plasmáticos de progesterona, hormona encargada de mantener la gestación, con lo cual se inician las fases del parto en las siguientes 20-30 horas de su administración, sin embargo, su utilización como tratamiento único no consigue un buen grado de sincronización de partos. Para esto, a las 20 - 24 horas de la aplicación de la prostaglandina, se administra un oxitócico, aumentándose considerablemente el grado de sincronización de partos.

El uso de sustancias oxitócicas en sincronización de parto se justifica por varios motivos:

• Simplificar y acelerar la inducción al parto y así agrupar la mayoría de partos dentro de las horas de trabajo.
• Acelerar y ayudar al parto de cerdas en general, y en concreto, a cerdas con alto nº de partos.
• Favorecer el funcionamiento de las mamas al momento de la lactación sobre todo en problemas de mastitis subclínicas.

Sin embargo, existen momentos en el parto que pueden hacer decidir la conveniencia de la aplicación de oxitócicos. Si a las 24 horas la cerda comienza la eyección láctea o ha empezado a expulsar lechones, es el momento para decidir si se utiliza un oxitócico. También se puede plantear su uso si entre el nacimiento de cada lechón hay más de 30 minutos de diferencia, siempre asegurándose de que no hay ningún lechón atascado en el canal del parto.

La carbetocina (Decomonton®, Laboratorios Calier, S.A.) es un oxitócico sintético, análogo de la oxitocina, con tres modificaciones en la molécula que le confieren una vida media mucho más larga, por lo que no es necesaria la repetición de las dosis para conseguir el efecto deseado. Además, presenta una serie de ventajas frente al uso de la oxitocina.

La utilización de un programa de sincronización de partos con protaglandina y carbetocina en cerdas, disminuye notablemente la duración del parto, por lo que aumenta la viabilidad de los lechones y mejora la recuperación de la cerda:
• La oxitocina actúa durante 15 minutos; la carbetocina actúa durante horas, provocando contracciones más frecuentes y constantes, menos bruscas.
• Facilita el parto acortando el intervalo de tiempo entre la expulsión de los lechones. Con esto se pueden prevenir posibles riesgos de anoxia fetal.
• En útero, al actuar durante más de 2 horas, permite una mayor separación de los cotiledones de la placenta, con lo cual ésta se desprende mucho más fácilmente, previniendo la retención placentaria y facilita la expulsión de material contaminado (metritis).
• Ayuda a la involución uterina postparto.
• En glándula mamaria, al actuar durante 6-8 horas, permite el total vaciado de la misma, arrastrando grumos y contenido purulento, una acción mecánica de gran ayuda en el tratamiento de la mastitis.

OBJETIVOS

El uso de oxitocinas naturales y sintéticas en el entorno del parto es una práctica habitual durante el parto en las cerdas. El objetivo de este artículo es el de comparar los resultados que se obtenían con el uso de oxitocinas y los resultados productivos obtenidos posterior al uso de carbetocina, en cuanto los resultados productivos inherentes al parto, en tres explotaciones porcinas.

MATRIALES Y METODOS - RESULTADOS

GRANJA 1
Se trata de una explotación de ciclo cerrado con un censo de 300 cerdas donde se realiza la programación de los partos con prostaglandinas. El uso de oxitocina estaba restringido en aquellos casos en que el parto no se iniciaba en las siguientes 24 horas. Los resultados productivos en lechones nacidos vivos, nacidos muertos y lechones destetados no eran buenos y, por otra parte, empeoraban en épocas de calor, observándose sobre todo una mayor incidencia de partos lánguidos. Por este motivo los operarios utilizaban continuamente oxitocina para intentar corregir esta situación provocándose colateralmente hipogalaxias y mamitis que aumentaban a su vez la mortalidad de los lechones en maternidad.

Se adoptaron diversas medidas de manejo y terapéuticas, entre las cuales estuvieron la realización de un curso de formación para el personal en la maternidad, se sustituyó la oxitocina por cabetocina así como el AINE utilizado en el posparto.

Al ser uno de los mayores problemas presentes el número de lechones nacidos muertos, se recomendó el uso de Decomoton® para facilitar a su vez el trabajo de atención al parto del personal. La pauta utilizada fue:
• Administración de prostaglandina según la fecha prevista de parto (día 113).
• 1 ml de Decomoton® tras la aparición de calostro ó la expulsión del primer lechón.

Con esta recomendación, al no utilizarse oxitocina, no fue necesario repetir la aplicación que se hacia de la misma, por lo cual el personal se dedicó en mayor medida a la monitorización de los partos, identificación y exploración manual de cerdas problemáticas, así como el encalostramiento de lechones.

Al utilizarse una dosis menor con respecto a la oxitocina, se recomendó la utilización de agujas largas (35 - 40 mm), sobre todo en multíparas, para evitar que debido a una mala aplicación del producto, el mismo se administrará en grasa.

En el gráfico 1 se observan los resultados antes y después de la introducción de Decomoton® en los partos, con mejora en la media de lechones nacidos vivos (+ 0,7 lechón/cerda), disminución de lechones nacidos muertos (-0,5 lechón/cerda) e incremento de la media de lechones destetados (+0,9 lechón/cerda). Durante este período se analizaron 278 partos antes del uso de la carbetocina y 270 partos después para cada periodo de aproximadamente 4 meses cada uno.

Gráfico 1. Parámetros productivos antes y después del uso de Decomoton® en granja 1.


GRANJA 2
En este caso, la granja posee un censo de madres productivas de 900 cerdas en fase 1 y 2. La fase 3 se lleva a cabo fuera de este núcleo. En la maternidad se utilizaba Decomoton®, pero a una dosis incorrecta y su uso no estaba normalizado, por lo que se utilización principalmente era para solucionar los problemas de hipogalaxia que el mal manejo provocaba.

Se programaban los partos con prostaglandina y a las 24 horas se inyectaba oxitocina. Los cambios propuestos en esta granja fueron la sustitución de la oxitocina por Decomoton®, el uso del papel de periódico como cama para los lechones y una revisión del manejo del parto:
• Administración de prostaglandina según la fecha prevista de parto.
• 1 mi de Decomoton® intramuscular tras la aparición de calostro ó la expulsión del primer lechón.

Como se comentó anteriormente, en esta granja se administraba carbetocina a las cerdas con una dosis de 10 ml por un error del personal, lo que provocaba una fuerte lactorrea y posterior agalaxia. Este detalle es importante porque muestra las consecuencias de la falta de formación del personal en las granjas, un problema que ocurre con frecuencia a diario en muchas explotaciones, ya sea por falta de especialización o por excesivas rotaciones del mismo. En este caso, se producía un fallo de coordinación entre el ayudante de la maternidad y el responsable de área, el cual era el encargado de coordinar los tratamientos. Este error tenia como consecuencia la creación de una problemática que duraba días y originándose un trabajo adicional tanto con esas cerdas (se produje la eliminación de muchas) como con los lechones, ya que se tuvo que realizar numerosas adopciones.

En este caso el origen del problema era evidente por lo cual es importante recordar que, en general, con la sobredosificación de oxitócicos, inducido en muchas ocasiones con la repetición de la dosis, se provocan hipogalaxias en las cerdas y partos dolorosos.

En el grafico 2, se observan los resultados obtenidos, recopilado de datos de 6 meses con 475 partos antes de los cambios y 537 después, con mejora en la media de lechones nacidos vivos (+ 0,4 lechón/cerda), disminución de lechones nacidos muertos (-0,3 lechón/cerda) e incremento de la media de lechones destetados (+0,4 lechón/cerda).

Gráfico 2. Parámetros productivos antes y después del uso de Decomoton® en granja 2.


GRANJA 3

En esta explotación, se observaba un número elevado de nacidos muertos en los partos, y numerosas mamitis posteriores, en las cerdas primerizas. Los partos de estas cerdas no se sincronizaban y se utilizaba la oxitocina como ayuda durante los mismos.En este caso se sustituyó la oxitocina por Decomoton® con la siguiente pauta:
• No se sincronizaba el parto a las cerdas con prostaglandina, salvo en aquellas cerdas que no tenían signos de parto el día 115 de gestación, lo que sucedía aproximadamente a un 10% de las cerdas.
• Administración de 1 ml. de Decomoton® intramuscular tras la expulsión del primer lechón.

Los resultados presentados en el gráfico 3, correspondientes a un período de 5 meses antes de los cambios y 5 meses después con 111 y 86 partos respectivamente, muestran la mejoría obtenida en los partos de las cerdas primerizas, con mejora en la media de lechones nacidos vivos (+ 1 lechón/cerda), disminución de lechones nacidos muertos (-0,5 lechón/cerda) e incremento de la media de lechones destetados (+0,9 lechón/cerda).

Gráfico 3. Parámetros productivos antes y después del uso de Decomoton® en granja 3.


CONCLUSIONES
En la producción porcina, el correcto uso y manejo de determinados productos es importante para poder comprobar la mejora en los resultados obtenidos por su utilización. La utilización en granja de una serie de productos, especialmente los hormonales, siempre deben ir acompañado de un manejo, supervisión y aplicación correcta ya que en muchos casos, pueden llegar a ser un excelente complemento a un correcto manejo, pero, no obstante por si solo, el producto en cuestión no soluciona todos los problemas si no es utilizado de la mejor manera posible.

En la experiencias descritas anteriormente, pudimos observar que el uso de carbetocina (Decomoton®) tanto en la sincronización del parto, la inducción del mismo y el proceso de todo el parto como tal, contribuyó a la una mejora productiva. La instauración de las pautas de manejo correctas que se consideraron oportunas, supuso una mejora en la atención de los partos por parte del personal, sobre todo por la realización de una sola una aplicación del producto en las cerdas. Tal y como se comenta en el primero de los casos, identificar las cerdas problemáticas y prestarles más atención a ellas, estar pendiente en el parto, encalostrar lechones, etc, permite una adecuada utilización de los productos y por ende, un correcto manejo que permite las mejoras productivas. Con estas medidas, en granjas de gran tamaño una sola persona podría encargarse de estos tratamientos y evitar así aplicaciones de oxitocina indiscriminadas e innecesarias.

En general, en las cerdas, tanto por los operarios como de nuestra parte, se ha observado una mayor tranquilidad en las salas de maternidad que se ha traducido en partos menos dolorosos, más rápidos, reducción de distocias e incremento de la productividad.

En conclusión, la utilización de productos de larga duración en el proceso del parto, como carbetocina, reducen las pérdidas causadas por larga duración de del mismo y distocia, por lo tanto las medidas que se puedan implementar, y su supervisión, para controlar la reproducción, son importantes para reducir las perdidas asociadas a un incorrecto manejo del parto.