What's this?

Manejo de las cerdas de renovación


J.L. Lorenzo González y M.L. Rosas Valverde. Maporc S.C. San Cristóbal de Segovia. (Segovia), España.

CONCEPTO
La vida productiva de una cerda comienza mucho antes del momento de su cubrición. La mejor cerda es aquella que, procediendo de una buena genética, (posea un genotipo trabajado y evolucionado con un buen programa de mejora), se desarrolle desde el momento de su nacimiento fenotípicamente en condiciones ideales para que llegado el momento, exprese todo su potencial reproductivo.

Las empresas de genética de todo el mundo siguen unos protocolos de trabajo y rigurosos programas con evoluciones continuas positivas, en las características productivas y en el estudio y desarrollo de la implantación de genes de mejoras tanto en el plano de producción (hiperprolificidad), como en el de calidad del producto final.

Y de cómo se trabajan esa cerditas a la llegada a las granjas de destino desde su entrada, adaptación y manejo antes de la primera cubrición, va a depender y sobre todo, vamos a permitir que se desarrolle todo su potencial.

El porcicultor debe ser consciente de algo que en cualquier otro sector productivo es evidente y obvio: las cerditas de renovación son las máquinas productoras de su Empresa y hay que manejarlas perfectamente desde el primer día. A nadie se le ocurre comprar un coche y no hacerle las revisiones periódicas que el fabricante recomienda.

Lo ideal sería recibir cerditas de renovación sanas, procedentes de un programa genético libre de patógenos y que nuestra explotación también fuera libre de enfermedades en cuyo caso nos limitaríamos a realizar la adaptación reproductiva, antes de la primera cubrición. Pero por desgracia esta no es una situación frecuente hoy en nuestra ganadería y es el motivo por el que tenemos que recurrir a un manejo exquisito para asegurarnos nuestro futuro. Hay que tener en cuenta que de cómo realicemos el manejo de nuestra reposición hoy, van ha depender nuestros resultados en los próximos 2 años.

La importancia del tema nos ha obligado a realizar diferentes estrategias para conseguir mejorar los resultados de nuestras futuras reproductoras:

-Reposición propia, manteniendo un núcleo de abuelas en la propia explotación.

-Reposición propia a través de semen e incluso a través de transferencia de embriones.

-Entrada de primerizas cada vez más jóvenes y recría en la propia granja.

-Entrada de primerizas gestantes.

-Realizar planes de erradicación frente a los diferentes procesos patológicos, para la estabilización de la explotación.

Pero como todos estos sistemas también tienen sus dificultades e inconvenientes vamos a desarrollar un protocolo de trabajo que a pesar de parecer complejo en principio, los resultados obtenidos por los ganaderos que ya lo han implantado demuestran que su realización es necesaria.


ADAPTACIÓN. QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE.

Se puede decir que adaptar es “ preparar” a la futura madre para que exprese
todo su potencial genético obteniendo el máximo beneficio económico.
Las primerizas bien manejadas son animales fértiles y productivos.
Las primerizas mal manejadas son poco rentables y “difícilmente nos demostrarán de lo que son capaces”.

"La Preparación consiste en la consecución de dos objetivos: el sanitario y el productivo". 

1- ADAPTACIÓN SANITARIA: Consiste en conseguir igualar el perfil sanitariode las cerdas que entran, con el del resto de las madres de la explotación. 
 2-ADAPTACIÓN REPRODUCTIVA: Preparar el aparato genital de la futura reproductora para conseguir que su producción a lo largo de su vida sea lo más rentable posible. 

 El periodo necesario mínimo para que podamos realizar bien la adaptación sanitaria es de 8 a 12 semanas por lo que la una buena edad de entrada a la granja es de 140 días de vida. La duración del aislamiento o cuarentena para Prrs debe ser de 9 semanas mientras que para Brachyspira hyodysenteriae sería suficiente con 21 días.

1.ADAPTADOR:
1.1-CARACTERÍSTICAS DE LA CONSTUCCIÓN.
La capacidad debe estar preparada para recibir la reposición de la granja, que debe establecerse por periodos de 1,2 ó 3 meses, pero teniendo en cuenta que el flujo de renovación de la granja (desvieje o eliminación de cerdas poco productivas y entrada de nuevas reproductoras) debe ser en cada banda .

 Lo lógico es aprovechar el momento del destete para decidir qué cerdas han de eliminarse como productivas y juntar a las destetadas las cerdas nuevas que sean necesarias para completar el lote de producción semanal.
Si este flujo es continuo el manejo de los lotes de cubrición, parto y destete se verán beneficiados. No podemos olvidar que el objetivo primordial de la producción porcina es la obtención de cerdos para el matadero y cuanto más igualado sea este lote en su conjunto, mejor presentación tendrán en el momento de su venta.

El adaptador debe tener unas construcciones similares a las de una nave de cebo, con buena ventilación e iluminación y mejor con una parte de suelo sin slats (mejor suelo compacto y con paja). Debe estar alejado del resto de las naves. Pero ¿cuanto de alejado?. Lo más posible, mejor a 1 Km. que a 50 metros.
La densidad de animales, independientemente del tamaño del lote, debe ser de 1,5 a 2m2/animal. Y el número ideal de animales por corral es de 6 a 8.

La temperatura, limpieza y ventilación en el adaptador siguen las normas de las naves de cebo, siendo necesario que se cumplan escrupulosamente y teniendo siempre en cuenta la situación geográfica y estación del año.

1.2.-ALIMENTACIÓN

Un buen adptador debe tener una buena disposición de comederos y puntos de agua.

  El tipo de pienso que tiene que comer una futura madre desde su llegada, es un pienso de engorde mejorado con niveles de corrector de madres, una E.N. de 2325 Kcal., y un 1,05 % de lisina.

      Este pienso lo seguirán comiendo hasta el día que se cubran (220-240 días de vida) antes no podemos cambiarlas a otro tipo, porque las frenaremos en su desarrollo.


       El consumo debe ser ad libitum y a la llegada comen entre 1,5-1,8 Kg ./día, que va aumentando poco a poco hasta llegar al momento de la cubrición con 220 días y un consumo de 3-3,5 Kg./día. Con este manejo en la alimentación debemos ponernos el objetivo de que la cerda se presente en la fecha de su primera cubrición con un nivel de grasa dorsal medido en el punto P2 máximo y siempre que sea el recomendado por la empresa de genética con la que trabajamos. Una buena cerda debe tener como mínimo:

-a los 160 días de vida entre 15 y 17 mm., de grasa,

-en el momento de la cubrición (220-240 días) 18-20 mm

-en el momento de su primer parto20-24 mm

-y no perder más de 4 mm por lactación.

Estos datos pueden variar dependiendo del origen genético, pero pueden ser orientativos para que con nuestra intervención conseguir unos niveles aproximados de grasa dorsal en el P2 en cada momento.

Sin este depósito de grasa dorsal es fácil que la pierdan durante la primera lactación (hoy las cerdas son muy lecheras y se “entregan a sus camadas”) y después no lo recuperan en el resto de su vida. De este depósito de grasa dorsal van a depender:

-Las salidas a celo

-La nidación embrionaria

-La prolificidad del primer parto y de los sucesivos ciclos productivos.

- La longevidad de las cerdas.

-El número y peso de lechones al destete.

Tenemos que distinguir una cerda gorda de una cerda ancha porque hay diferencias importantes fenotípicas entre diferentes genéticas por lo que se hace necesario medir la grasa dorsal a las cerdas de renovación a los 160, 220 días, a la entrada a partos y en el momento del destete, y cuanto más uniforme sea el espesor y más cerdas alcancen los parámetros comentados anteriormente, menos D.N.P. (Días No Productivos) y fallos reproductivos tendremos.

La prolificidad esperada de una cerda que en su primer parto alcanza un número de de 15 lechones nacidos totales será de 13,5 en su último parto mientras que la de una cerda de 8 lechones en el primero será de 9 lechones en el último. (T. Solignac.1999).

 No debemos olvidarnos del agua que por desgracia, sigue siendo el patito feo de la alimentación de nuestros cerdos, cuando en realidad es la parte más importante y el pienso más barato.
Sin un agua potable y con un caudal adecuado, que como mínimo debe de ser de entre 2 y 3 litros por minuto, no conseguiremos la condición corporal que necesitamos ni el perfecto desarrollo de las futuras madres.

1.3- ILUMINACIÓN
Hace muchos años que nadie discute la importancia que la iluminación tiene en los centros de inseminación artificial, pero es un manejo muy olvidado en nuestras granjas, aunque como de Santa Bárbara nos acordamos de ella cuando llegan los abortos estacionales de otoño. Y sin embargo su influencia es fundamental tanto en el adaptador, como en la nave de flussing, gestación y salas de partos .

La iluminación del adaptador es otro factor clave en la obtención de nuestros objetivos. Las salas deben tener entre 12 y 14 horas al día con una intensidad de 200 lux/m2 sobre las cabezas de las cerditas, (que se pueda leer el periódico en la zona más oscura, a nivel de la cara de la cerda), seguido de un periodo de 10 a 12 horas de oscuridad. La influencia de los ciclos de luz son otro factor limitante en los resultados, así como causa de perdidas estacionales de producción. El objetivo de una buena iluminación (la luz del fluorescente es más parecida a la natural), es:

-No hay diferente tasa de ovulación

-Se alcanza antes la pubertad

-Las cerditas son sexualmente más activas

- Una mala fotoestimulación de las cerdas nuevas es un factor predisponente para que sufran anoestros.

Para que nos hagamos una idea hablamos de una intensidad de luz como la que normalmente tenemos en las cocinas de nuestras casas.

1.4-LOTES DE ENTRADA Y NÚMERO DE ANIMALES.
Cuantos menos mejor.

-Un buen sistema son 6 al año.

-Edad: dos lotes con 20 días de diferencia.

-Siempre con estricto “todo dentro-todo fuera”.

-No pueden juntarse dos entradas de diferente edad.

-Identificarlas.

-Darlas de alta en el ordenador.


YA SON PARTE DE LA GRANJA

El censo que debe existir para conseguir los mejores resultados es:


El 70 % del censo debe estar entre el 2º y 7º parto.
La pérdida que debe haber por ciclo es de un 15%.
Después del primer parte el deshecho máximo será de un 10 %
La reposición anual posterior para mantener este censo debe ser del 40 % para lo que es necesario que todos los meses entren en la explotación el 4,2 % del censo total de madres, para cubrir después de la fase de adaptación el 3,3 % del censo. Es normal un desecho del 10 % desde la llegada hasta la cubrición de las cerdas nulíparas.

2-MANEJO SANITARIO DE LA CERDA DE REPOSICIÓN:

ADAPTACIÓN SANITARIA

Con la llegada de las cerdas de renovación se va a producir un flujo de patologías de doble dirección. Por una parte tenemos la patología propia de la granja a la cual, las madres que tenemos en producción, se han adaptado y conviven con mayor o menor coste económico. Y por otro lado tenemos la patología que las cerdas de renovación traen de sus núcleos de origen. Vamos ha hacer un breve repaso de los diferentes pasos de la infección de un organismo por un agente patógeno:

-Entrada del agente => infección

-Replicación del organismo => incubación

-Colonización del órgano que se verá afectado

-Aparición de signos clínicos.

-Excreción del germen => contaminación

-Desarrollo de la inmunidad

-Reducción de la excreción

Si la cerda está en la fase o periodo de incubación es imposible detectar la enfermedad. La irá desarrollando en los días siguientes.

Para esto sirve el ADAPTADOR: aislamiento de las nuevas cerdas que incorporamos a la granja.

Una parte de estas patologías puede ser común por lo que no se presentarán graves problemas si no existen animales sanos o libres de ella. Pero otras pueden ser nuevas o diferentes tanto de una u otra parte y aquí es donde radica el gran problema.

 Cualquier enfermedad, del origen que sea (propia o adquirida) se va a generalizar en el total de la población, por lo que es necesario establecer un programa de adaptación de la cerda de reposición para evitar que este flujo se produzca de forma brusca y la granja no se desestabilice. Y esto no se puede conseguir sin la presencia del adaptador, un buen programa de vacunación (estabilizar la población) y un MANEJO PERFECTO.

El adaptador para este fin es una nave de aislamiento para evitar el contagio entre las dos subpoblaciones que queremos estabilizar por lo que las medidas de Bioseguridad en estos casos tienen que ser estrictas y muy bien protocolizadas para conseguir nuestros objetivos:

-Debe manejarlo un operario diferente al del resto de las naves.

-Será obligatorio el uso de ropa y calzado específico para él

-No se permitirá la entrada de visitas y las del veterinario sólo si es necesario y cumpliendo las normas de Bioseguridad.

-No podrán tener acceso perros ni gatos.

-Debe tener telas pajareras que impidan el acceso de pájaros.

-Es necesario realizar desinsectaciones periódicas para el control de moscas y cucarachas.

Para la recepción el adaptador debe estar limpio, desinfectado y con un buen vacío sanitario. La edad de las cerdas a la entrada debe de permitirnos un periodo de tiempo mínimo de 2 meses de aislamiento antes de su incorporación al plantel, para evitar las posibles infecciones por lo que lo ideal sería recibirlas con 140 días de edad y como preventivo las medicaremos durante 15-20 días frente a los procesos que tengamos en la explotación. Si después de este periodo no hay síntomas y las cerdas se han adaptado bien en esta primera fase, pueden continuar su alimentación con pienso sin medicar.

A partir del momento de la llegada se establece el programa vacunal existente en la granja.

 Lo primero que debemos instaurar es un programa vacunal adecuado para cada caso, dependiendo de las patologías existentes y siempre que no tengamos la posibilidad de trabajar con animales sin patologías que lógicamente sería la situación ideal.

 Para obtener éxito, es necesario que los animales se encuentren perfectamente desparasitados tanto interna como externamente, lo cual debe realizarse inmediatamente después de la llegada de las cerditas a la explotación. A continuación se establece el programa que el veterinario responsable crea oportuno y siempre buscando igualar el estatus sanitario de las dos poblaciones de madres. Las patologías a tratar serán dependiendo de los casos: Parvovirus, Mal Rojo, Colibacilosis, Clostridiosis, Auyeszky,PRRS, Rinitis y Neumonía Enzootica y en particular todas las que puedan estar presentes en cada caso.

 Frente a enfermedades como PRRS y App se pueden enfrentar las cerditas de reposición con lechones en fase virémica para estimular la inmunidad, aunque en el caso del Prrs después debemos plantearnos la vacunación para asegurar una mayor protección. Hay que tener en cuenta que los lechones que utilicemos:

-Debemos asegurarnos que están virémicos en el momento de juntarlos con las futuras madres.

-El número de lechones deben ser lotes de 10-20.

-Duración del enfrentamiento o contacto: 2-3 semanas.

Antes del momento del paso de las cerdas a la nave de cubrición y dependiendo de cada proceso, debemos asegurarnos de que están bien inmunizadas y con los periodos de tiempo necesario para que el sistema inmunitario esté preparado. Sólo entonces se debe realizar la unión de las nulíparas con el resto de las cerdas reproductoras.

Para que el proceso se realice correctamente tenemos que realizar tres fases.

1- Aislamiento y vigilancia. Sirve para controlar que las futuras madres no son portadoras de ningún proceso patológico. Duración 3 semanas.

2- Aclimatación o infección: Se realiza la inmunización de las cerdas de reposición con lechones virémicos, heces o vacunas. Duración: 2 – 3 semanas.

3- Recuperación sanitaria: Periodo en el que la cerda recupera un status sano, pero ya inmunizada frente a los patógenos existentes en la granja. Duración: 30 días.


3-MANEJO REPRODUCTIVO.

Las cerdas que tienen un primer parto con una media de 12 lechones nacidos vivos, tendran a lo largo de su vida una media de 11,5 lechones vivos, mientras que las que sólo tienen 9 en su primer parto su media será de 10,5 a 11 lechones (S.Edwars 1997 y Peralta y Bustamante 1998).
Las cerdas nulíparas tendrán un mayor desarrollo de su aparato reproductor cuanta más edad tengan antes de su primera cubrición y una mejor preparación para realizar un mejor primer parto si en los primeros celos se las insemina con plasma seminal sintético. El tamaño del útero aumenta con estos dos factores (Martín Rillo 1997).

-Si estimulamos el celo a partir de 160 días de vida:

➡ Tardan más en salir pero hay menos con anoestros

-Si estimulamos el celo a partir de 200 días de vida:

➡ Tardan menos en salir, pero habrá más con anoestros

-Si las cerdas se cubren pronto, con menos de 210 días:

➡ Vida productiva menor

➡ Bajo número de nacidos totales y vivos

➡ I.D.C. más largo

-Si se cubren entre 220-260 días:

➡ EXCELENTE VIDA PRODUCTIVA

El uso de plasma seminal sintético en los primeros celos de las cerdas con inyecciones de vitamina A el día 16 de cada ciclo (acompañado de un programa de manejo como el que describimos en este cuaderno) mantiene la ciclicidad de las cerdas aumentando la fertilidad (Ruvalcaba 1997 y Reicks 1999).

El objetivo de esta adaptación es conseguir que las cerdas lleguen cicladas al momento de la cubrición y su aparato reproductor preparado y “entrenado”.Para ello:

-Recela con el verraco: NUESTRA MEJOR ARMA.

-Usar verracos viejos, mejor vasectomizados.

-No utilice sólo uno; mejor trabajar con dos o tres machos.

-Es necesario contacto directo 15 minutos al día.

PORCENTAJE DE PRIMERIZAS EN CELO QUE MUESTRAN EL REFLEJO DE ACEPTACIÓN DEL MACHO


Es conveniente que tengamos un corral preparado para estabular un verraco viejo (mínimo de más de un año) para empezar a recelar las cerditas a partir de los 160 días de vida. En este momento las identificaremos, las damos de alta en el ordenador y empezamos a trabajar con ellas como cerdas en producción. Realmente son CERDAS EN PRODUCCIÓN, porque de este manejo dependerá su buen desarrollo, máximo rendimiento y expresión máxima de su potencial genético.

Deben estar estabuladas en lotes pequeños (6-8).

La densidad debe ser de 2 m.2 /cerda.

Mejor llevar las cerdas al corral del verraco, (que este “juegue en casa”).

A partir de esta edad (160 días) las cerdas ya son púberes y comenzarán a salir a celo.

Las inseminaremos en el propio corral (o jaulas que prepararemos en el adaptador) con plasma seminal, igual que cubrimos a las cerdas con semen:

- dosis caliente a 37ºC o en frio.

- presencia de verraco

- mejor dos inseminaciones con 24 horas de distancia.

El celo se anota y sabemos que 21 días después volverá a salir. El primer celo será más o menos a 170-180 días, el segundo a 190-200 días y el tercero entre 210-220 días.
El segundo celo también se insemina con plasma seminal y, o bien le cubrimos con semen en el tercero o, si interesa, en el cuarto (dependiendo del lote semanal de cubrición que nos interese completar). Las inseminaciones con plasma ayudan a que el útero se encuentre más desarrollado y mejor preparado para su perfecta función.

Si las llevamos a la nave de gestación a partir del día 180-200 deben seguir comiendo pienso de futuras reproductoras y hacerlas el manejo de estas inseminaciones previas a la cubrición real.

Las ventajas de este sistema son:

  •  Preparar el aparato reproductor de la cerda para su primera gestación
  •  Mejorar la eficacia de las primerizas 
  •  Mayor número de nacidos vivos en le primer parto
  •  Mayor producción total de la cerda a lo largo de su vida productiva.

Causas por las que las primerizas no manifiesten celo

1- Mala iluminación de los corrales

2- Alimentación no adecuada y falta de grasa dorsal

3- Falta de facilidad y caudal necesario de agua de bebida

4- Falta de un ambiente limpio y buena temperatura

5- -Mal estado sanitario de las cerdas

6- -Hacinamiento en los corrales

7- -Mal uso del verraco recela


LAS CERDAS QUE NO HAN SALIDO A CELO CON 270 DÍAS SON PROBLEMÁTICAS.

En las dos gráficas siguientes se encuentra la justificación de por qué la cubrición a partir de los 220 días de vida y cual será la fertilidad esperada a lo largo de su vida.


Los mejores resultados se obtienen cubriendo la reposición entre 230 y 250 días de vida.


CUBRICIÓN Y PRODUCCIÓN:


La mala adaptación de las cerdas nulíparas produce un elevado porcentaje de fallos reproductivos en los partos 0 y 1, lo que antes se consideraba normal entre los ganaderos.

Si la cerda está estabilizada sanitariamente con el resto de la población, se le han realizado las inseminaciones previas y su desarrollo es bueno (buen estado de carnes y peso corporal) saldrán a celo sin problemas y se cubrirán bien.
Las que no se cubran después del día 270 deben ser eliminadas.

Sabemos por diferentes estudios realizados que las cerdas cubiertas por primera vez a partir del día 250 de vida tienen una vida productiva corta y que son cerdas poco prolíficas y con problemas de fertilidad.

 Existen actualmente programas de adaptación que recomiendan la cubrición de la cerda nulípara a partir de los 280 días de vida (manejo Danés), pero es posible que estemos hablando de un sistema específico de trabajo para determinadas genéticas encaminadas a la producción con la nueva Ley de Bienestar Animal, con cerdas gestantes sueltas que necesitan una gran fortaleza de patas. Es posible que en el futuro tengamos que adaptar estos manejos en nuestras explotaciones con la implantación de las nuevas legislaciones.

Después de la cubrición debe llevar un programa de alimentación con pienso de madres en gestación que comienza con 2-2,5 Kg. Para llegar a los 3-3,5 en el momento del parto.
Durante la lactación tienen que tener un consumo medio de 5 Kg. /día de estancia en parideras, empezando con 3-3,5 Kg. para acabar con 7-8 el día del destete, para lo cual es necesario una vigilancia especial, 3 comidas y conseguir que salga del primer parto en perfecto estado corporal. Conseguir estos consumos en paridera depende de que consigamos un elevado consumo de agua (30-35 L.) por lo que es necesario tener caudales de agua de 4 litros en adelante.

Recordad que una nulípara delgada que ha perdido su condición corporal (pérdida de la grasa dorsal):

  •  Nunca vuelve a conseguir un estado corporal bueno.
  •  Las condiciones de nidación del útero no son óptimas para nuevas gestaciones, por lo que disminuyen su productividad posterior.
  •  Su vida productiva es corta.
  •  Su fertilidad será baja.
  •  Su rendimiento económico no será satisfactorio.

Como hablamos al principio, la entrada de nuevas reproductoras a la explotación conlleva riesgos si no se hacen las cosas bien, pero lo que es difícil evaluar son los costes económicos que una mala cerda produce en la cuenta de explotación.

Sabemos que si conseguimos este manejo óptimo, el primer parto será mejor, pero también lo serán el resto de los ciclos (entre 1-2 lechones más al año).

Esto supone que dependiendo del resultado del primer parto y el nº de lechones que podemos esperar se pueden obtener entre 7 y 8 lechones nacidos más por cerda a lo largo de su vida productiva.


MANEJO DE CERDAS DE RENOVACIÓN-RESUMEN:

1.- ADAPTADOR:
Antes de la llegada: vacío sanitario completo.

 DIMENSIÓN: 1,5 a 2 m2/cerda

PIENSO:

• Especial para RENOVACIÓN (15-20 días medicado)

• Ad libitum: desde 2 Kg. (140 días) hasta 3 Kg. (220 días).

• Pasan a pienso de gestación cuando se cubran a 220 días.

AGUA:

    •  Fácil acceso
    •  Caudal 2 a 3 l./minuto


2.- ENTRADA DE CERDAS:
Llegarán 6 lotes al año, cada dos meses y de dos edades: 120 y 140 días de vida (para cubrirlas en dos meses: uno cada lote). Hay que tener en cuenta que el 10 % de las cerdas no llegarán al primer parto, lo que debemos considerar para no reducir el censo óptimo de la granja.

3.- VACUNACIÓN: Cumplir el programa rigurosamente.

4.- Darles de alta en el ordenador.

5.- REAGRUPAMIENTO CON EL RESTO DE LOS ANIMALES DE LA EXPLOTACIÓN:
Se empiezan a juntar con un verraco de 10-12 meses de vida después de un mes de aislamiento del resto de la granja (sin contacto con otros animales de ninguna edad ni condición).

6.- RECELA:

• Desde el día 150-170 recelar con un verraco de más de un año. En caso de que las cerdas se reciban a partir de 160 días de vida el celo del transporte se considera el primer celo.

• Día 180 - celo: cubrición con plasma seminal sintético

• Día 200 - celo: cubrición con plasma seminal sintético

• Día 220 - 240: cubrición con semen.

7.- ENTRADA A LA NAVE DE GESTACIÓN:
A partir del día 180-200 de vida (antes de la llegada del nuevo lote). Lo ideal es llevarlas a corrales, sueltas, con 2 m2/cada una y pienso específico para futuras reproductoras. Para continuar recelando, se introducirá diariamente el verraco en el corral y se sigue el proceso de cubrición con plasma seminal sintético hasta el día 220 de vida. Medición de grasa dorsal.

8.- GESTACIÓN: Vigilar el estado de carnes y llegar al parto con 3-3,5 Kg. Pienso SG/día.

9.- PARTO:

• Medición de grasa dorsal

• Conseguir con 3 comidas un consumo medio de 5,5 Kg./día de estancia en partos. El consumo de agua debe ser en lactación de 30 a 40 litros al día.

• Empezar con 3,5 Kg. antes del parto, hasta 7-8 Kg. a los 10- 11 días de lactación.


10.-Destete:
• Medición de grasa dorsal

11.- FLUSHING: Comida ad libitum hasta la nueva cubrición, con pienso de lactación.