What's this?

Experiencia de paso de vacunación de lechones a madres en una granja con Circovirosis Subclínica

J.L. Lorenzo. Maporc S.C., San Cristobal de Segovia.
(Segovia), España.

INTRODUCCIÓN:

Desde que se dispuso de la primera vacuna frente a PCV2 en nuestro país, un tema de continuo debate es el interés de vacunar las madres como alternativa al lechón. Son muchos los foros donde surge esta pregunta y cada vez es mayor el número de veterinarios que se plantea la idoneidad de pasar granjas de vacunación de lechones a vacunación de madres, debido a la situación estabilizada conseguida con la vacunación de aquéllos y al impacto económico que esta ultima puede tener.

En este artículo, mas allá de exponer la evolución de un caso de vacunación frente a Circovirus porcino y valorar su eficacia lo cual es algo que ya se ha demostrado en infinidad de trabajos (Kristensen et al. 2011) y que todo el sector conoce, lo que pretendemos es evaluar los resultados obtenidos en una explotación en que se venía vacunando a los lechones frente a Circovirus desde el año 2009 y en la que se decidió pasar a vacunar a las madres.

Los motivos que hicieron que nos decidiéramos a dar este paso eran dos: que ya estábamos vacunando en otras explotaciones a las madres con unos resultados excelentes y el ahorro económico que supone vacunar a la madre frente a toda su camada.

Desde que salió al mercado la vacuna Circovac® en el año 2008, comenzamos a vacunar diferentes explotaciones eligiendo en algunos casos la vacunación de lechones y, en otros, la vacunación de madres, de modo que hoy en día continuamos con las dos pautas ya que ambas nos han demostrado ser eficaces.

En el caso que vamos a exponer se vacunaba a los lechones al destete y hemos pasado a vacunar a las madres antes del parto.

Descripción del caso clínico:
Se trata de una explotación con 650 madres en un ciclo semicerrado donde la mitad de las plazas de cebo están en dos naves dentro de la explotación con una capacidad de 800 plazas cada una. Ambas están divididas en tres salas que funcionan con flujo continuo, y paralelamente se dispone de tres cebos que están ubicados fuera de la explotación con una capacidad de 600, 550 y 1000 plazas, respectivamente .Los resultados obtenidos en el año anterior al comienzo de la vacunación, a mediados del año 2009, se presentan en la Tabla 1:



Tabla 1.- Resultados globales registrados en la explotación en el período previo al inicio de la vacunación frente a PCV2.

Estos resultados corresponden al periodo comprendido entre junio de 2008 y junio de 2009 momento en que se empezaron a vacunar los lechones al destete entre la 4ª y 5ª semana de vida. Los resultados de GMD e I C corresponden a 3117 animales que se engordan en los cebaderos externos de la explotación y que al ser naves independientes nos permite realizar controles más exactos.

Como puede apreciarse, se trataba de un caso que podemos catalogar como subclínico de circovirosis porcina en base a los índices de mortalidad y resultados productivos conseguidos y, que además, mediante la realización de un seroperfil frente a PCV2 vimos que la seroconversión se producía a partir de las 14 semanas de vida (Figura 1).


Figura 1.- Seroperfil transversal de PCV2 realizado en animales de cebo de esta explotación antes del inicio de la vacunación frente a PCV2.

En el mes de junio de 2009 comenzamos a realizar la vacunación de los lechones a las 5 semanas de vida, una semana después del destete, con una vacuna comercial específica para lechones y rápidamente los resultados, a pesar de que no eran malos antes de empezar a vacunar, comenzaron a mejorar como puede apreciarse en la tabla 2:



Tabla 2.- Resultados productivos en los cebaderos controlados en el año previo a la vacunación y en el año y medio posterior al inicio de la vacunación de lechones.

El motivo de la diferencia en el número de animales se debe a la existencia de datos de cebos externos cerrados y con una toma de datos fiables.

El retorno a la inversión de la vacunación de los lechones fue de 2,51 € por cada € invertido en vacuna. En los cebos no había ventas de animales quedados porque, antes de comenzar la vacunación, sólo había una incidencia de animales desiguales, pero no retrasados ni colas.

Esta desigualdad desapareció al entrar animales vacunados a los cebaderos. Ello incluso motivó que el ganadero nos recriminara no haber comenzado a vacunar antes.

A medida que pasaba el tiempo, debido a la gran cantidad de artículos y publicaciones que aparecieron sobre la vacunación frente a este proceso, y a los excelentes resultados que se conseguían, fuimos conociendo y aprendiendo a manejar la enfermedad y la vacunación. De ahí que tomásemos la decisión, a principios de 2010, de vacunar a las cerditas de renovación de todos nuestros clientes con dos dosis de Circovac®, aplicadas a los 180 y 200 días de vida, respectivamente. Fue en ese momento cuando empezaron a aparecer trabajos sobre la posible incidencia de problemas reproductivos a causa de circovirus porcino tipo 2 y tomamos la medida citada por precaución y como ayuda a la adaptación de las futuras reproductoras.

EVOLUCIÓN DE LA VACUNACIÓN

Durante el año 2010 se continuó el protocolo de vacunación a los lechones en la semana siguiente al destete manteniéndose los resultados positivos en el tiempo. Durante dicho año, el porcentaje de mortalidad de la fase de cebo bajó medio punto siendo de 2,8 en lechonera frente a los 3,4 anteriores (Tabla 1) y de 3,6 en el engorde (Tabla 2).

La situación económica del citado año no fue buena y empezamos a plantearnos la posibilidad de pasar la vacunación de los lechones a las madres. Por este motivo, realizamos una previsión de coste de la vacunación valorando cuanto nos costaba al año vacunar a los lechones, cuál sería la inversión que tendríamos que hacer para vacunar a las madres, simultaneando un tiempo (propusimos 3 meses) la vacunación en los lechones y madres, y, por último, prever cuál sería el coste de la vacunación de las madres exclusivamente, al año siguiente.

El protocolo que decidimos para la vacunación de las madres era el mismo que hemos seguido desde la aparición de Circovac® en el año 2008: dos vacunaciones en sábana a todas las reproductoras de la granja, incluidas las nulíparas y los verracos, con un intervalo de 21 días, esperar 45 días y comenzar a vacunar 25 a 20 días antes de la fecha prevista de parto.

Como este lapso de tiempo desde el inicio de la vacunación de las madres, más el periodo que tardan los primeros lechones nacidos de madres vacunadas que han recibido las tres dosis de CIRCOVAC en llegar a la semana post-destete, es de 114 días; nosotros propusimos y valoramos continuar con la vacunación de los lechones durante 3 meses más desde el comienzo del primer barrido en cerdas.

Los resultados de la inversión y coste de los tres años se presentan en la tabla nº 3



Tabla 3.- Estimación del coste vacunal para los períodos de vacunación del lechón, transición de vacunación de lechón a madres y vacunación de las madres en exclusiva.

RESULTADOS FINALES

Una vez vacunadas las cerdas es importante que el manejo en la paridera y el encalostrado de lechones se realicen bien y por gente responsable. A pesar de un buen manejo, es posible que algún lechón no reciba el calostro suficiente, por lo que nosotros recomendamos que a los lechones que con 5-6 semanas de vida presenten signos de retraso y debilidad se les vacune con 0,5 ml de Circovac® para no tener que trabajar con dos vacunas diferentes de PCV2. Los resultados son muy buenos.

Los resultados correspondientes al engorde registrados en el cebadero en función del plan vacunal seguido frente a PCV2 se muestran en la tabla 4.




Tabla 4.- Resumen de resultados correspondientes al cebo agrupados por períodos en función del plan vacunal seguido frente a PCV2.

Correspondencia de los períodos:

1-Resultados de engorde antes de vacunar frente a PCV2.

2-Resultados del período correspondiente a vacunación de lechones en exclusiva.

3-Resultados de los lotes de lechones nacidos en la transición en el período de transición de la vacuna de lechones a madres.

4-Resultados de lotes de lechones no vacunados nacidos de madres vacunadas con 3 dosis.

Si valoramos mediante el simulador de costes que Sip consultors elaboró para Merial, el retorno a la inversión de los lechones no vacunados nacidos de madres vacunadas frente a los resultados de los lechones vacunados es de 5,1 € por cada € invertido y el beneficio de la vacunación por cada cerda es de 58,7 € al año

Los resultados productivos globales anuales de la granja han tenido la evolución expresada en la tabla nº 5.


Tabla 5.- Evolución anual de los resultados globales, reproductivos y productivos, de la explotación.

En la tabla se muestra el resultado de mortalidad de la fase de cebo correspondiente a los cerdos engordados en el total de la explotación (naves de la granja más las tres naves externas).

La mejora de la fertilidad que tuvimos a partir del año 2009 pensamos que se debe a implementar la inseminación intrauterina y a la reposición con autorrenovación propia con un núcleo cerrado de abuelas en la propia granja.

El aumento ligero, pero continuado de la producción, lo achacamos a la propia evolución de mejora genética. La disminución de las bajas en destete puede ser debida a mejoras en el manejo de los lechones y ausencia de problemas sanitarios graves. Pero la mejora en el porcentaje de mortalidad en la fase de cebo, así como la mejora de la GMD y del I. de C. la atribuimos al efecto de la vacunación frente a Circovirus porcino.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Tal y como ha sido puesto de manifiesto en pruebas controladas y en experiencias de campo, la vacunación frente a la circovirosis porcina tiene unos beneficios sanitarios y productivos evidentes en los lechones y la aplicación a estos en la 4-5 semana de vida da unos resultados técnicos y económicos incontestables (Kristensen et al., 2011).

Nuestra experiencia, en esta y otras granjas, nos ha puesto de manifiesto que la vacunación en las madres también tiene resultados óptimos y con un menor coste (Joisel et al., 2007 a y b) . Como hemos podido ver, en nuestro caso no hay diferencias en los resultados obtenidos a nivel de engorde a favor de la vacunación de lechones comparativamente con la vacunación en madres. En este caso, partíamos de una situación que podemos catalogar de subclínica de PCV2 y en el cebadero no se registraban otras patologías específicas. Esto nos induce a pesar que tal y como han señalado estudios recientes (Kurmann et al, 2011), la vacunación de madres puede ser una alternativa adecuada para granjas con procesos subclínicos de circovirosis, ya que permite reducir todavía más la baja presión de infección existente en la explotación (Callén, 2012).

Por otra parte, la vacunación en las madres tiene la ventaja añadida de controlar la incidencia reproductiva de esta enfermedad en caso de que se presentasen problemas reproductivos debidos a este virus (Madson y Opriessnig, 2011). Sin embargo, en este caso en concreto no creemos que dicho efecto haya tenido un impacto relevante, lo cual estaría en consonancia con la clínica observada, es decir una baja presión de infección en el entorno de las reproductoras. En cualquier caso, la vacunación de las cerdas de reposición supone una garantía adicional de prevención de problemas reproductivos en un entorno en el que a la baja presión de infección existente antes de la vacunación se sumó la vacunación de los lechones, lo cual puede conllevar a la introducción de animales de reposición negativos. Ello a la larga puede suponer un riesgo de fallos reproductivos y reactivación de la circulación del virus en la granja cuya eventualidad queda prevenida mediante la generación de una inmunidad vacunal homogénea en las reproductoras.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


Callén, A., 2012, Bases teóricas y aspectos prácticos de la vacunación de reproductoras frente a PCV2. Avances en tecnología porcina, Vol IX (88):44-52.

Joisel F., Brune, A., Schade, A., Longo, S., Charreyre, C. 2007a. Results of the vaccination against PCV2 diseases with CIRCOVAC in 233 german sow herds: decrease in mortality. Proc. 5th Int. Symp. Emerg. Re-emerg. Pig Dis. , Krakow

Joisel F., Brune, A., Schade, A., Longo, S., Charreyre, C. 2007b. Results of the vaccination against PCV2 diseases with CIRCOVAC in 233 german sow herds: improvement in pig growth and decrease in antibiotic treatments. Proc. 5th Int. Symp. Emerg. Re-emerg. Pig Dis. , Krakow

Kristensen, C.S., Baadsgaard, N.P., Toft, N., 2011. A meta-analysis comparing the effect of PCV2 vaccines on average daily weight gain and mortality rate in pigs from weaning to slaughter. Prev. Vet. Med. 98(4): 250-258.

Kurmann, J., Sydler, T., Brugnera, E., Buergi, E., Haessig, M., Suter, M., Sidler, X., 2011. Vaccination of Dams Increases Antibody Titer and Improves Growth Parameters in Finisher Pigs Subclinically Infected with Porcine Circovirus Type 2 Clin. Vacc. Immun. 18(10), 1644-1649.

Madson, D., Opriessnig, T. 2011. PCV2 associated reproductive failure. Proc. AASVAnnual Meeting, 427-432.